La Esperanza

Fran Miru, sobreviviente de cáncer de pulmón
Fran Miru

Read Fran's story in English

Me diagnosticaron cáncer de pulmón en estadio IV en 2012 cuando solo tenía 39 años.  En ese momento, no había pruebas disponibles para determinar qué tipo de cáncer de pulmón tenía.  Todo lo que sabía era que "era cáncer de pulmón, nada más".

Aunque los médicos me dijeron que no había tiempo que perder y que tenía que empezar el tratamiento rápidamente, pedí una segunda opinión en otro hospital porque no confiaba en el médico que me atendió en un principio.  En el nuevo hospital, me sentí más cómodo con los oncólogos y confié en sus recomendaciones para mi tratamiento lo suficiente como para comenzar.

Hubo muchos altibajos a lo largo de mi proceso de tratamiento.  Comencé con quimioterapia estándar: el tumor se redujo y luego progresó.  Después de eso, probé otros tratamientos y entré en ensayos clínicos, pero nada pudo prevenir las metástasis a nuevos órganos como el hígado o el cerebro.

Eventualmente, descubrieron el impulsor de mi cáncer: una mutación llamada ROS1.  Esta fue una excelente noticia ya que pude acceder a una terapia personalizada.  Una vez que comencé el tratamiento, comencé a mejorar.  La primera terapia dirigida funcionó muy bien para mí y contuvo las metástasis cerebrales, aunque finalmente hubo progresión cerebral después de 18 meses.  Entré en un ensayo clínico de una nueva terapia personalizada y poco después desaparecieron las metástasis cerebrales.  Ahora estoy estable con una carga de enfermedad baja.

Cuando me diagnosticaron por primera vez, sentí muchas emociones negativas: dolor, ira, tristeza, desesperación, angustia.  Solo tenía 39 años y la mayoría de mis oncólogos eran pesimistas sobre mis posibilidades de supervivencia.  Era difícil entender la posibilidad de que solo me quedaran unos pocos años más.

A lo largo de los años, he aprendido mi propia fuerza personal para combatir esta enfermedad.  Me he vuelto más decidido.  También he aprendido a valorar la vida mucho más ahora que he visto mi mortalidad de frente.

Hoy me siento bien.  Tengo menos energía que hace años, pero todavía tengo una buena calidad de vida.  Finalmente, tener una enfermedad estable ayuda mucho física y mentalmente.  Han pasado muchas cosas buenas durante estos últimos 9 años, pero el mayor logro de todos ha sido vivir tantos años para poder contarlo.

Si bien esta enfermedad es algo que puede abordar por su cuenta, recomendaría a los recién diagnosticados que busquen a otros pacientes para aprender y obtener apoyo.  Muchos grupos de pacientes están capacitados e informados por oncólogos y tienen un conocimiento increíble sobre el cáncer de pulmón porque ellos mismos luchan contra la enfermedad.  Son un valor añadido que no debes perderte.

Incluso en mis días más oscuros, he tenido la suerte de mantener la esperanza; espero que no solo este tratamiento funcione, sino el siguiente y el siguiente.  Hasta el día de hoy, esta esperanza me ha sostenido en este largo viaje.

Recursos:

  • Materiales educativos sobre el cáncer de pulmón 
  • Información sobre COVID
  • Línea de ayuda para el cáncer de pulmón – La línea de ayuda para el cáncer de pulmón, atendida por trabajadores sociales de oncología, ofrece apoyo y orientación personalizados y gratuitos a pacientes y cuidadores para ayudarlos a transitar la enfermedad. Llame al 844-360-5864 de lunes a jueves de 10 am a 6 pm ET, y viernes de 10 am a 5 pm ET

Add new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.